“Narcopolicías” de Culiacán torturaron a joven durante tres días

Los elementos de la Policía Municipal y el presunto sicario pretendían les relevara el “clavo” de un arsenal enterrado en Tepuche

COLATERAL SINALOA/Redacción

Los dos elementos de la Policía Municipal de Culiacán y el presunto sicario, detenidos por la Guardia Nacional y la Policía Estatal Preventiva, levantaron y torturaron durante tres días a un joven para que les revelara el lugar en donde supuestamente estaba enterrado un arsenal en la sindicatura de Tepuche.
De acuerdo con la primera audiencia llevada a cabo en el Centro de Justicia Penal, fue el 21 de septiembre pasado cuando el joven Víctor fue privado de la libertad por un comando de gatilleros de su domicilio de la colonia Las Huertas de Culiacán.

La víctima fue llevada a una bodega en la comunidad de Bellavista, en la sindicatura de Culiacancito, en donde durante tres días fue golpeado con tablas, palos, cachas de armas, patadas, puños, mangueras calientes y sopletes. También fue baleado en uno de sus pies.

Todo el tiempo con los ojos vendados, Víctor declaró que el 24 de septiembre lo subieron a una camioneta, de la cual supo después era una patrulla de la Policía Municipal, y quienes manejaban eran policías, los cuales en todo momento recibían órdenes del grupo delictivo.
La Fiscalía General de Sinaloa informó que los agentes preventivos que pertenecen a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Culiacán son Evaristo “P”, Gilberto “D”; y un civil identificado como José Antonio “D”.
Los policías llevaron a la víctima a Caminaguato, Tepuche con la intención de que entregara las supuestas armas, que dijo que estaban enterradas.
Con picos y palas excavaron en la zona de un arroyo, pero al no encontrarlas, solicitaron una retroexcavadora. Fue en ese momento en que iban de regreso a Culiacán cuando se encontraron a la Guardia Nacional y a los policías estatales.
La Fiscalía General de Sinaloa informó que acreditada la detención en flagrancia, la madrugada del 25 de septiembre de 2020 ambos policías y José Antonio “D” fueron puestos a disposición de la Agencia del Ministerio Público Especializada en Desaparición Forzada de Personas, iniciando la carpeta de investigación correspondiente.
Con los datos de prueba debidamente integrados, dicha carpeta fue judicializada dentro de la causa penal 581/2020.

Leave a Comment