Los plebes: filman a jóvenes sinaloenses reclutados por el narco

En “Los Plebes”, Eduardo Giralt Brun y Emmanuel Massú documentaron en Sinaloa la vida de niños y adolescentes que algunos capos de la droga mandan reclutar para convertirlos en sicarios, cuyo estreno será en el FICUNAM.

COLATERAL SINALOA/Redacción

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El caraqueño Eduardo Giralt Brun y el culiacanense Emmanuel Massú hicieron mancuerna para documentar en Sinaloa la vida de niños, adolescentes y jovencitos que algunos capos de la droga mandan reclutar para convertirlos en sicarios. Ambos filmaron “Los plebes” –como se apoda a estos chicos–, ganándose su confianza conforme al código periodístico de Julio Scherer García de “no mentir”, afirman. El documental estrena al llegar la primavera, en el marco de la 11 edición del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM).
A los niños y a los adolescentes en el norte de México se les llama “los plebes”. Muchos de ellos son reclutados por los cárteles como mensajeros, guardias o sicarios.
Pendientes de su situación, el venezolano Eduardo Giralt Brun y el mexicano Emmanuel Massú, con celulares en mano, filmaron en Sinaloa a algunos de esos chicos que forman parte del crimen organizado, para conocer cómo son y qué hacen durante su tiempo libre.
Con el permiso de los jóvenes, e incluso de las personas para las que éstos trabajan, los realizadores cuentan a Proceso, por Zoom, la historia del documental Los plebes, que data de septiembre de 2018 hasta mediados de 2019, terminándolo a finales del 2020.

Su estreno será gratuito el domingo 21 marzo, a las 11:00 horas, por las plataforma Cinépolis Klic, MUBI o el sitio de la Filmoteca de la UNAM compitiendo en la sección “Ahora México”, en el marco de la 11 edición del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), a efectuarse del 18 al 28 de manera virtual.

Las empresas productoras son Cine Buró (Gabriel Stavenhagen), Río Azul Films (Francisco J. Paparella) y Vice Studios.
La regla de oro
Eduardo Giralt Brun (Caracas, 1987) narra que Massú y él se dieron cuenta de que no les interesaba abordar las matanzas “ni lo que las películas de ficción Heli (2013), de Amat Escalante; Miss Bala (2011), de Gerardo Naranjo, y El infierno (2010), de Luis Estrada, han mostrado de manera errónea”.
No es que esté mal exponer eso, esclarece, pero “sólo exhibir eso es muy reduccionista y sensacionalista, digamos que básicamente es el blog del narco vendido como cinearte”. Al instante, el culiacanense Emmanuel Massú (1987) enfatiza:

“No queremos enaltecer nada ni romantizar el tema del narcotráfico o el tópico del sicariato, en absoluto. Buscamos que las audiencias miren que nos encontramos a tiempo de trabajar en la problemática de los plebes. Que ante esas precariedades, tanto por el abandono de un gobierno como por el cobijo de un brazo muy poderoso en todos los sentidos, aún existe una oportunidad de impulsar a artistas, músicos, pintores, a profesionistas. Que Sinaloa y el resto de México ofrezcan un punto de vista muy diferente.”

Este fragmento forma parte del reportaje de Columba Vértiz que publica esta semana la revista PROCESO en su edición impresa 2315. También se puede adquirir en versión digital.

Leave a Comment