Ex empleadas de Ismujeres siguen esperando justicia

A dos años y medio, las cinco mujeres denuncian que el instituto buscó engañar a las autoridades laborales tratando de justificar el despido por un falso abandono de trabajo

COLATERAL SINALOA/Redacción

A dos años y medio, el caso del grupo de mujeres que fueron despedidas injustificadamente del Instituto Sinaloense de las Mujeres continúa sin ser resuelto por las autoridades del Gobierno de Sinaloa.
Berzahí Osuna Enciso, abogado de las 5 mujeres, denunció que por el contrario, la representación legal de Ismujeres trató de justificar ilegalmente el despido de las ex empleadas inventando que tres de ellas abandonaron voluntariamente el instituto.
Las mujeres fueron despedidas en diciembre del 2018 y hasta hoy se llevó acabo la primera audiencia en el Tribunal Local de Conciliación y Arbitraje del Estado de Sinaloa.

“El 21 de diciembre del 2018 con lujo de violencia, de despotismo, de autoritarismo, fueron violentadas en sus derechos, arrojadas a la calle sin derecho absolutamente a ninguna prestación, con amenazas, con coacciones, por parte de la entonces directora del Ismujeres, Reyna Araceli Tirado Gálvez, con la conveniencia del actual gobernador Quirino Ordaz Coppel, y desde entonces estás trabajadoras han estado en una lucha permanente por la defensa de sus derechos, por el pago de sus prestaciones que por ley les corresponde”.

Dijo que a pesar de que se reconoce la injusticia que se cometió contra el grupo de mujeres, hasta el momento la parte patronal que representa Ismujeres, no ha mostrado sensibilidad para resolver el asunto conforme a derecho.
Dijo que por el contrario, que Ismujeres armó una estrategia con base en mentiras para tratar de justificar el despido injustificado e intentó engañar a las autoridades de conciliación, haciendo creer que tres de las trabajadoras salieron en diciembre de vacaciones y ya no regresaron a trabajar, que abandonaron su puesto.
Aseguró que el despido injustificado está documentado y comprobado legalmente, y tan es así que en esta primera audiencia la representación legal de Ismujeres ofreció una reinstalación de las trabajadoras, pero bajo condiciones que no son aceptables porque existe mala fe de la parte patronal, porque no es posible que si quisieron argumentar abandono de trabajo, ahora el Ismujeres quiera reinstalar a las trabajadoras.

“Hacen un ofrecimiento de mala fe. Negar que hayan sido despedidas, atreverse a señalar que ellas se fueron por su propia voluntad, ofrecerles incluso el trabajo siempre y cuando acepten, acaten, circunstancias que pretenden imponerles, hacen un ofrecimiento de mala fe que es imposible que ellas acepten”.

Dijo que la nueva directora de Ismujeres, Laura González Bon, no ha tenido ningún acercamiento para resolver esta injusticia, y que por el contrario a ella le correspondió presentar la contestación hacia este tribunal, y “esa contestación no se aparta un ápice del guión que en general los patrones irresponsables siguen en casos de controversias laborales como este en dónde niegan el despido injustificado”.
Berzahí Osuna lamentó que un instituto que se supone está para defender, proteger y velar por los derechos de las mujeres de Sinaloa, se haya convertido en el principal agresor de sus propias mujeres trabajadoras.
Las mujeres ex empleadas solicitaron a Laura González Bon sensibilidad para resolver el caso conforme a derecho y solicitaron la intervención del Congreso del Estado.

Leave a Comment