¡Mátame aquí, hijo de tu p… madre…!

Vivir y morir en Culiacán a sangre fría; imparables e impunes las acciones de narcos en la ciudad

COLATERAL SINALOA/Redacción

“¡Mátame aquí, hijo de tu puta madre!”, gritó Jesús al gatillero con el que forcejeaba, segundos después de arrojarse del vehículo donde lo llevaban “secuestrado”.
Con las manos esposadas hacia el frente y con una herida de bala en la pierna, Jesús se resistía para que no lo subieran de nuevo al BMW blanco de donde se aventó en un último intento por salvar su vida.
El joven de 30 años cayó sobre la avenida Ciudades Hermanas, una de las vías más transitadas de la colonia Guadalupe, a escasos 150 metros de la preparatoria Salvador Allende y del Hospital General, en Culiacán.
“¿Ah sí hijo de tu puta madre, quieres qué te mate?”, respondió el pistolero que inútilmente intentaba subir a Jesús.
Ya antes le había efectuado un disparo en las piernas para tratar de aflojar a la víctima, pero no, el gatillero que conducía el BMW también tuvo que bajar del lujoso automóvil para ayudar a su compañero.
El pistolero apuntó de nuevo el “cuerno de chivo” hacia la cabeza de Jesús y jaló el gatillo. Entonces el cuerpo del joven se aflojó y ya no hubo necesidad del levantón.
No conforme con eso, el segundo gatillero sacó una pistola calibre 9mm y disparó una, dos, tres, cuatro veces, a quemarropa. Entre cada disparo y disparo el cuerpo de Jesús saltaba y saltaba y se le escapaba la vida.

Los gritos fueron escuchados y la escena vista por decenas de automovilistas, trabajadores de los comercios cercanos y hasta por estudiantes de la preparatoria, quienes se quedaron petrificados viendo la escena como si fuera una película de terror.
Aún con el miedo, algunos automovilistas alcanzaron a grabar los últimos momentos de vida de Jesús y su ejecución.
Eran las 16:40 horas del pasado miércoles 12 de febrero, a plena luz del día y en tan concurrida avenida, en una ciudad permeada por el narcotráfico y la impunidad.
Los videos fueron compartidos momentos después en redes sociales y en ellos se ve a Jesús luchando por su vida.
Como algo irónico, en uno de esos videos, mientras se graba la escena de los últimos segundos de Daniel, se escucha por la radio el spot de la “Campaña de Donación Voluntaria de Armas de Fuego” que según las autoridades de seguridad del Gobierno de Sinaloa, busca reducir el número de armas que se encuentran en los hogares.
“Hay armas de fuego en el hogar con el riesgo a toda la familia. Registra, entrega o canjea voluntariamente tu arma por un incentivo económico. Acude al módulo más cercano de la Campaña permanente de donación y registro voluntario de armas de fuego. Este es un mensaje del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública”, se escucha en el video de 19 segundos con la escena de fondo de Jesús luchando por su vida.
Es lógico pensar que esos pistoleros y todos los gatilleros que han aterrorizado a Culiacán con sus acciones violentas en este arranque del 2020, no acudirán a donar arma alguna.
La ejecución de Jesús, al igual que la destrucción a balazos del sistema de videovigilancia, el despertar culichi por descargas de AK-47, la persecución, levantón y ejecución de presuntos robacarros y la tira de ejecutados embolsados, es una muestra más del reto que criminales lanzan en una ciudad en donde se sobrevive y se puede morir a sangre fría.

Leave a Comment