Estudiante cuestiona a Videgaray por corrupción en el sexenio de Peña Nieto

Durante una conferencia en el Instituto de Tecnología de Massachussets, el ex funcionario priista respondió que “como político hice cosas buenas, cometí errores y aprendí mucho, pero sostengo lo que hice”.

COLATERAL SINALOA/Redacción

Un estudiante mexicano del MIT de los Estados Unidos, cuestionó a Luis Videgaray por la corrupción registrada durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto.
Luis Videgaray, fue la mano derecha del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), titular de dos secretarías de estado y ahora uno de los posibles señalados en el caso de Emilio Lozoya, quien colaborará con las autoridades actuales para dar a conocer actos de corrupción al interior de dicha administración.
Videgaray supo ser uno de los hombres más cercanos de Peña Nieto. Fue su secretario de finanzas durante su mandato como gobernador del Estado de México y se encargó de coordinar la campaña rumbo a la presidencia, que consiguió en 2012.
Ya en el poder, Videgaray fue considerado una especie de “vicepresidente”, uno de los operadores del gobierno peñanietista más eficaces, siempre en el centro del gobierno pero nunca en el centro de los reflectores, aunque pareciera contradictorio.
Tras el final del mandato del último presidente emanado del PRI, Videgaray fue uno de los que eligió un exilio autoimpuesto en el extranjero. Ahí, fue a dar al prestigioso MIT (Instituto de Tecnología de Massachussets), donde es el director de políticas relacionadas con inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés).
Como parte de esta organización académica, Videgaray ofreció, a finales de febrero, una plática sobre la implementación de políticas de AI alrededor del mundo, en el marco del Foro Starr, organizado por el Centro de Estudios Internacionales del MIT.
Ahí, en ese auditorio en el noreste de Estados Unidos, Videgaray respondía con naturalidad las preguntas de su atento público. Hasta que llegó el cuestionamiento de Alonso, un estudiante mexicano de matemáticas que provocó que el ex Canciller mexicano, en control del escenario en todo momento, se refugiara detrás de su computadora, expectante.
“Usted habló de confianza con empresas de tecnología y entre países, pero creo que también sería valioso hablar de la confianza desde la ciudadanía hacia sus gobiernos y confianza en las instituciones académicas que se encargan de estudiar de estudiar estas preguntas sobre la democracia y la AI”, comenzó el universitario.
“Usted está en medio de las dos, usted fue secretario de Hacienda y como coordinador de campaña de Enrique Peña Nieto, tuvo un rol en el gobierno mexicano y ahora aquí en el MIT, la pregunta es sobre el elefante en la habitación”, añadió, ante un auditorio extrañado.

“En México, el proceso político siempre ha estado lleno de problemas serios, la presidencia de Peña Nieto y su campaña no son la excepción: hablamos de OHL, Odebrecht, Pemex, Emilio Lozoya y su rol particular en el desvío de fondos de dinero para la campaña de Peña Nieto, Monex, Soriana…”, continuó Alonso, ante un Videgaray impertérrito.

Sólo pensaba que valía la pena abordar estos temas en este discurso sobre la confianza en la democracia, porque pensé que es el gran tema del que no se ha hablado aquí, sobre todo porque soy mexicano
Videgaray fue parco y expedito. “Reconozco y respeto su opinión y sus preocupaciones, esta (plática) no es para hablar de México, mi puerta siempre esta abierta y espero que podamos hablar en cualquier momento”, ofreció el ex titular de la Hacienda mexicana.
“Le puedo decir que mantengo con mi historial y mis acciones, como político hice cosas buenas, cometí errores y aprendí mucho, pero sostengo lo que hice”, aseveró, reiterando la invitación al alumno mexicano sobre conversar con él en su oficina sobre “cualquier tema que quisiera”.
Se trata de una de las primeras veces en que Videgaray, que asumió como una política personal volver a las sombras mediáticas y evitar realizar la menor declaración sobre cualquier tema que involucrara su pasado por el gobierno mexicano, reflejó sus opiniones, aunque fuera de manera efímera y superficial.
También es una de las primeras veces que el ex coordinador de campaña de Peña Nieto admitía que había cometido errores. Sin embargo, no dio detalles sobre ello. La plática siguió su curso. Alonso no pudo volver a cuestionarlo.
Con información de Infobae

Leave a Comment