DETENCIÓN DE HIJO DE EL CHAPO DESATA “GUERRA” EN CULIACÁN

Un “ejército” de 300 sicarios logra que las fuerzas federales dejaran ir a Ovidio Guzmán

COLATERAL SINALOA/Redacción

La detención de Ovidio Guzmán López, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa e hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, realizado por elementos de la Guardia Nacional en una residencia del desarrollo Tres Ríos provocó que un “ejército” de cerca de 300 sicarios tomara por asalto la ciudad de Culiacán.
El grupo armado logró que las fuerzas federales “suspendieran acciones” para detener al presunto narcotraficante, ya que los cientos de gatilleros realizaron bloqueos y quema de vehículos en diferentes zonas de la ciudad, se enfrentaron a policías y militares, y amenazaron con matar a civiles que quedaron atrapados en comercios y vías cercanas a donde inició el enfrentamiento, y a familiares de militares.

Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, acompañado del gabinete de seguridad nacional, informó que alrededor de las 15:30 horas una patrulla integrada por 30 elementos de la Guardia Nacional y el Ejército realizaba un patrullaje de rutina en el fraccionamiento Tres Ríos cuando fue agredida desde una vivienda.
“El personal de la patrulla repelió la agresión y tomó control de la vivienda, localizando en su interior a cuatro ocupantes; durante dicha acción se identificó a uno de ellos como Ovidio Guzmán López”, señaló.
Dijo que ese hecho provocó que esas detenciones provocaron que varios grupos de la delincuencia organizada rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla.
“Asimismo, otros grupos realizaron acciones violentas en contra de la ciudadanía, en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico. Con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del gabinete de seguridad acordamos suspender dichas acciones”.
El funcionario no precisó si la “suspensión” se refiere al repliegue de las fuerzas federales ante el embate de los criminales, a la liberación de los detenidos o a ambas cosas, lo cierto es que Ovidio Guzmán no ha sido reportado como detenido, pese a que empezó a circular en redes una fotografía del presunto narcotraficante cuando presuntamente fue detenido.

“ES LA GUERRA”
De acuerdo con informes policiacos y de ciudadanos que vivieron los enfrentamientos, el hecho inició en uno de los exclusivos fraccionamientos que se encuentran en el Desarrollo Tres Ríos, a unos metros de la Fiscalía General de Sinaloa.
En una residencia de esa zona los elementos de la Guardia Nacional y del Ejército detectaron a Ovidio Guzmán.
El “arresto” provocó que en minutos cientos de sicarios del Cártel de Sinaloa se movilizaran hacia esa zona para tratar de liberar al presunto narco.
Comandos de gatilleros armados con fusiles de asalto AK-47, Barret calibre 50mm y granadas prácticamente cercaron Culiacán, bloquearon principales vías con vehículos, algunos de los cuales incendiaron.
Otro grupo atacó las instalaciones de la Novena Zona Militar; y otro más cerró los accesos al aeropuerto y liberaron a decenas de reos del penal de Culiacán para que se unieran a la “guerra” contra policías y militares.
En los enfrentamientos por lo menos 10 personas perdieron la vida, entre sicarios, militares, policías y civiles, entre ellos supuestamente un niño. Otra decena de personas resultó herida.
Audios y videos inundaron las redes en donde se observa la magnitud del despliegue del “ejército” de sicarios del Cártel de Sinaloa que logró finalmente que las fuerzas federales desistieran de detener a Ovidio Guzmán.
También se observa que decenas de ciudadanos quedaron atrapados en el fuego cruzado, y otros fueron obligados a permanecer encerrados en comercios y restaurantes.
Hasta el momento no hay un conteo oficial de víctimas, y será hasta este viernes cuando el gabinete de seguridad estatal y federal de información del hecho.

Leave a Comment