DETECTA SAT 800 MILLONES DE PESOS EN FACTURAS FALSAS EN DEPENDENCIAS DE GOBIERNO

El auge de los “factureros”, da impulso a la corrupción gubernamental, asegura Luis Pérez de Acha

Se había mantenido como un tema tabú el referente a la “industria” floreciente de la venta de facturas a empresas o entidades gubernamentales para que estas a su vez defrauden al fisco, con sumas alarmantes por la cuantía y por el delito que constituyen, agravándose el problema por la impunidad en que se da este negocio ilícito.
Para dar una idea de la fuerza y repercusión de la mafia de los “factureros”, ayer el especialista en la materia, Luis Pérez de Acha dio a conocer que el Servicio de Administración Tributaria detectó que en Sinaloa se otorgaron 800 millones de pesos en facturas falsas a entes del Estado, de 2012 a 2018.
Al disertar sobre “Empresas Fantasma, Cárteles de la Corrupción”, dijo que en la investigación realizada por el mismo Pérez de Acha y por Federico Reyes Heroles y Jaqueline Peschard, el grueso de las facturas fueron otorgadas al Seguro Popular con 1 mil 219, en el Issstesin con 55, el Hospital Pediátrico de Sinaloa con 23 y el Hospital Civil de Culiacán con 136, de acuerdo a las que fueron detectadas.
Pérez de Acha pone sobre la mesa un asunto que cobra auge en la conversación privada entre empresarios, contadores y autoridades de Hacienda sobre todo por una característica: los “factureros” presentan bonanza súbita y se convierten en participantes irruptivos en la economía estatal, mientras que las empresas que compran las facturas no registran igual crecimiento.
Falta mucha corrupción por emerger en una cuestión que empieza a ventilarse en la opinión pública, pero la información disponible resulta suficiente para que Hacienda y las instancias legales de la materia hagan la investigación que corresponde, apliquen las sanciones que deriven, pero sobre todo corten el hilo de la corrupción que sostiene a este sector de la delincuencia de “cuello blanco”, el cual se fortalece por la complicidad de algunos funcionarios e instituciones del gobierno. (Revista Espejo).

Leave a Comment