CON SU POPULARIDAD INTACTA, AMLO INVITA A SUS DETRACTORES A SEGUIR PROTESTANDO

*No voy a dar ni un paso atrás en la lucha contra la corrupción, afirma el presidente López Obrador

*Tenían secuestrado el gobierno, era de ellos. Estaban en todas las secretarías haciendo negocios al amparo del poder público, dijo en su conferencia matutina

REDACCIÓN

Cinco meses después de jurar como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador mantiene una popularidad de entre el 60% y 78%.
A pesar de una marcha convocada por detractores del mandatario el fin de semana para exigir su renuncia, la aprobación de AMLO sufrió apenas un ligero descenso.
La última semana el índice de Consulta Mitofsky publicada por El Financiero, sitúa al presidente en 60.3% de opiniones positivas, mientras que mantiene un promedio mensual de 64.6%.
Respecto a la manifestación en su contra del domingo y las críticas a sus políticas de Financial Times, López Obrador dijo recibir de buen agrado las opiniones poco favorables para él.
El presidente dijo que con el arribo del nuevo régimen, todas las personas tienen derecho a manifestarse porque en una verdadera democracia deben existir el diálogo y los contrapesos. No obstante, el Gobierno de México se mantendrá firme en el esfuerzo de terminar con la corrupción y la impunidad, al mismo tiempo que trabaja para atender la crisis que dejó el sistema neoliberal.
“Todo nuestro respeto quienes se manifestaron, son libres de hacerlo. Hasta los convocaría a que continúen protestando. La democracia son equilibrios, contrapesos. Cuando hay democracia nadie se siente absoluto en ningún nivel de la escala social, por eso la democracia es lo mejor que hay como sistema político.”
Destacó que la nueva administración federal será muy respetuosa de las libertades. “Ojalá que sigan manifestándose quienes no están a favor del gobierno”, y recordó que durante muchos años el movimiento democrático que triunfó el pasado 1° de julio pugnó por un cambio de régimen que terminara con lujos en el gobierno y atendiera a todos, dando preferencia a los humildes, “y esto desde luego que no gusta, molesta a quienes tienen todo su derecho a manifestarse”.
Advirtió que, bajo el nuevo régimen, no habrá espacio para viejas prácticas permitidas desde el propio gobierno, ya que se trata de un viraje completo en la forma de conducir al país.

Los opositores que salieron a las calles el domingo, entre los que se encontraba el presidente Vicente Fox en Guanajuato, protestaron contra el discurso de AMLO ante la prensa incómoda.
“Nosotros cuando estábamos en la oposición hicimos cientos, miles de marcha de protesta. Nos costó quitar del gobierno a los conservadores, tardaron 36 años, por poco y se destruye por completo nuestro país, nada más que México es un gran país”, agrego.
Conocedor de su enorme popularidad, que contrasta con otros mandatarios de la región, López Obrador aceptó que sus políticas pueden incomodar a algunos sectores.
“Tenían secuestrado el gobierno, el gobierno era de ellos. Había pulpos que estaban en todas las secretarías metidos, haciendo negocios al amparo del poder público. Yo entiendo que haya molestias.”
“Como se comprenderá no llegamos para ser floreros, ni tampoco aspiramos a ser ‘monedita de oro’, nos costó mucho, sufrimiento para llegar. Como nos costó tanto y padecimos de represión, sería una incongruencia que no se permitiera la libre manifestación de las ideas, por eso celebro que exista esta oposición y que se manifiesten”, agregó.

La popularidad de López Obrador se mantiene a pesar de un clima de inseguridad que se vive en gran parte del país. Con 5,441 homicidios, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el primer trimestre del 2019, fue el más violento de la historia moderna de México.
“Nos dejaron el país en ruinas”, se justifica López Obrador.
La tensa relación con Estados Unidos por la crisis migratoria, es otro de los espinosos temas con los que lidia la administración. La opinión pública se ha mostrado sensible a las políticas de refugio de López Obrador y la creciente presión de Donald Trump, para que México funcione como muro.
“No les voy a fallar, estoy muy consciente de mi responsabilidad… Todos están ayudando para la transformación del país y yo no voy a dar ni un paso atrás, ni siquiera para tomar impulso, en la lucha contra la corrupción”. (Con información de INFOBAE).

Leave a Comment